Comunicado del Cardenal Gran Maestre O’Brien a los Caballeros y Damas de la Orden ante la declaración del cierre del Santo Sepulcro en Jerusalén

Queridos Caballeros y Damas, Hermanos y Hermanas en la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén:

Los eventos de los últimos días en Jerusalén son alarmantes y merecen la atención especial de nuestra Orden.

En una extraña y desesperada iniciativa para mantener viva la vida cristiana en Tierra Santa, los líderes de las Iglesias cristianas han decidido cerrar las puertas de la Iglesia del Santo Sepulcro para protestar contra la «Campaña sistemática contra las iglesias y la comunidad cristiana en Tierra Santa».

Traicionando tratados internacionales y siglos de práctica, todas las propiedades cristianas, excepto las iglesias mismas, están siendo gravadas con impuestos de decenas de miles de millones de dólares. Esto incluye cientos de agencias, incluidas escuelas cristianas, hospitales, hogares para personas necesitadas, centros de atención médica y centros de peregrinación como el Centro Notre Dame en Jerusalén. Muchos bienes de la iglesia están siendo congelados, las multas están amenazadas y se han incautado cientos de miles de dólares de las iglesias cristianas en un esfuerzo que restringirá severamente la libertad de práctica cristiana.

Estos son actos de discriminación sin precedentes contra los cristianos.

Animo a todos los miembros de nuestras Lugartenencias a ofrecer oraciones a la luz de esta evidencia de discriminación cristiana. Y en un momento en que los gobiernos occidentales tienden a mostrar un favor especial a Jerusalén, los miembros pueden llevar estas acciones discriminatorias anticristianas a la atención de los líderes del gobierno.

Edwin Cardenal O’Brien
Gran Maestre
Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén